Obra de Nozal perteneciente a la serie garaje

Ref: B112 (detalle lado derecho)

cocheladode1.jpg (46397 bytes)

Título:
E-Mail: Nozal
 
 
Cualquier cosa que desees hacerme saber acerca de la obra, lo acogeré con gusto. Utiliza el correo electrónico. No pongas sello...
S'il te plait, ne t'en vas pas sans me laisser un petit commentaire dans le E-Mail. S'il fait partie de tes sentiments, c'est encore   beaucoup mieux. Merci.
In whatever case please don't go without leaving some sort of comment in the E-Mail. If it is to do with your feelings, all the better. Thankyou.
EL COCHECITO LERÉ
Detalle lado derecho
Soporte:
Volvo 245
Dimensiones:
Aprox. 23 m2
Técnica:
Técnica mixta
Autor, fecha:
NOZAL, 1993
 
EL "COCHECITO LERÉ"
Desde que fui niño mantuve el interés por pintar sobre todas las superficies posibles y, cuando por fin pude permitírmelo, lo hice sobre la chapa de un coche. Elegí un Volvo 245 familiar, ese modelo que sale en todas las películas, ya sean americanas o europeas, y que tanto he admirado. Lijé toda la superficie e hice pruebas de empaste con un cemento especial; luego preparé un andamiaje alrededor del coche y sobre el techo... y durante tres meses estuve pintando sobre la superficie del coche, varios paisajes, algunas figuras, un rostro de mujer, una marina daliniana, ventanal incluído..., en fin, estuve haciendo realidad un sueño. Una vez terminado, sometí a la pintura a un túnel de barnizado.
El "Cochecito Leré" tras la Catedral de PalenciaEl coche ya era algo único, irrepetible y bello. Ya no era un coche cualquiera, ahora era el "Cochecito Leré", otro de mis cuadros, de modo que como tal formó parte de la exposición de aquel año.
A la exposición le di el título de "Figúrate", jugando con un doble sentido muy explícito, y allí, entre otras 30 obras, estaba el "Cochecito Leré", instalado en mitad de la Sala...
Contaré, como anécdota, el enorme esfuerzo que fue necesario hacer para poder introducirlo en la Sala de Exposiciones, porque la anchura de la puerta de entrada era inferior a la anchura del coche, de modo qué solo había una solución posible: levantarlo por encima del edificio (un edificio de cinco plantas) y hacerlo descender por el hueco de un patio interior hasta la parte trasera de la Sala de Exposiciones, donde otra puerta le impediría el paso, aunque se comprobó que desmontar ésta puerta resultaría más fácil ya que, a diferencia de la principal, a ésta no le flanqueaba el muro.
cochetecho2.jpg (5288 bytes) Y eso fue exactamente lo que hice. Contraté a una empresa especializada los servicios de una grúa de esas que van instaladas sobre inmensos camiones y que necesitan un sin fin de permisos legales para detener el tráfico en las calles de alrededor, abrir y fijar sus patas de anclaje sobre el asfalto, etc, y una vez el coche estuvo convenientemente embridado, la grúa lo levantó por el aire, por encima del edificio, y lo depositó suavemente sobre el patio interior. Luego unos operarios desmontaron la puerta, hicieron pasar al coche y volvieron a montarla. No hace falta decir que, una vez termianda la exposición, hubo que repetir todo el proceso a la inversa, grúa incluída. (Por cierto, el alquiler de la grúa me costó un dineral, una cifra tan escandalosa que no me fue posible amortizar con los cinco cuadros que vendí en aquella exposición de tan grato recuerdo).
Ese fué el comienzo del Cochecito Leré, "SuperCar" volando por encima de los edificios. Luego formó parte de otras dos exposiciones como un cuadro más, olvidando su propia naturaleza de vehículo rodante y utilitario.
Finalmente lo guardé, bien tapadito, a la espera de algún posterior acontecimiento. Me pregunto cuál será su destino. Estoy convencido de que alguien, en alguna parte del mundo, sabrá cuidarlo y disfrutarlo. Sólo es preciso que este mensaje llege al destinatario adecuado. Si por casualidad eres tú, quien lees este texto, no lo dudes y ponte en contacto conmigo. No me queda mucho tiempo. Espero tu email o tu llamada.

al garaje

Web site diseñado y elaborado por Nozal © Copyright 1996.Todos los derechos reservados. E-Mail: cartas@nozal.com